CÓMO ELEGIR EL TIPO DE AIRE ACONDICIONADO MÁS ADECUADO. PARTE 1

El verano ya esta aquí y con él, el calor. Año tras año pensamos en instalar o comprar un aparato de aire acondicionado para nuestro hogar, nuestro lugar de trabajo o comercio y nos encontramos con el problema de no saber que tipo de aparato es el más adecuado para nuestras necesidades, ya que no conocemos las diferencias entre ellos.

Pues bien, vamos a intentar aclarar dudas. Os vamos a presentar los tipos de aire acondicionado más habituales y veremos cuales son las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos y para qué espacio son más apropiados unos u otros.

Para poder elegir un aparato de aire acondicionado adecuado hay que tener en cuenta tres premisas básicas:

En primer lugar, hay que calcular las frigorías o potencia frigorífica necesaria del espacio para poder absorber el calor.

Se puede tomar como referencia alrededor de 100 frigorías por metro cuadrado. De forma que, a una estancia de 20 metros cuadrados, le correspondería instalar un aparato de aire acondicionado de alrededor de 20.000 frigorías.

En segundo lugar, necesitamos tener en cuenta la potencia del aparato, ya que, a mayor potencia, mayor consumo. Seguiremos con el ejemplo de la estancia de 20 metros cuadrados, pues bien, para ésta, sería necesario un aparato con una potencia de 2,5KW aproximadamente.

Lo aconsejable es acudir a un técnico/ instalador profesional de aire acondicionado, que realizará un estudio tanto de la potencia, como de las frigorías necesarias.

En tercer lugar y muy importante es tener en cuenta el consumo, por dos razones de peso, el coste económico, y las emisiones al medio ambiente.

Todos los aparatos de aire acondicionado están obligados por ley a llevar impresa una etiqueta energética. En esta etiqueta encontraremos toda la información necesaria en referencia al nivel de consumo (Siendo A++ el nivel más eficiente y G el menos). También podremos consultar en esta etiqueta los valores de rendimiento estacional (Siendo SEER los valores que responden al frio, y SCOP, los que responden al aire caliente). Nos será útil consultarlos, ya que, cuanto más elevados estos valores, más eficiente será el consumo del aparato.

Una vez tenemos estos tres aspecto básicos, podemos entender mejor las diferencias entre los diferentes tipos de aires acondicionados y de este modo, elegir el tipo que más se ajuste a nuestras necesidades.

Existen múltiples tipos de aparatos, os presentaremos los cuatro básicos, para que, de forma sencilla, veáis las diferencias. Aunque en este post, podréis encontrar los dos primeros tipos: Splits o multisplits y equipos portátiles, en el siguiente post, os expondremos dos más, y así tendréis toda la información a vuestro alcance.

SPLITS Y MULTISPLITS

Los aires acondicionados split son, probablemente, los de uso más extendido a nivel doméstico. Se componen, como la mayoría de sistemas de aire, de dos unidades; Una unidad interior, o evaporadora, que es la que se coloca en el espacio que se quiere refrigerar, y otra unidad exterior, o condensadora, en la que se coloca el compresor, que es el que más sonido emite y por eso se instalan en lugares como balcones, terrazas o fachadas.

Su montaje es bastante sencillo. Requieren perforar la pared para conectar los tubos que unirán la unidad interior con la exterior, y colocar un desagüe de evacuación de los condensados. La unidad interior necesita un mínimo de 2,13m de espacio desde el suelo, y 15cm por cada lado de espacio libre y la unidad exterior, debe estar situada lejos de áreas de paso y calientes.

Suelen ser bastante silenciosos, no superando los 24 decibelios y dependiendo de la potencia del modelo elegido, dan muy buenos resultados.

¿Qué hay de los multisplit?, pues no son más que varios aparatos split, unidos a una sola unidad exterior, en la que se colocan los correspondientes compresores, de forma que podemos refrigerar varias estancias, con los un solo condensador.

Su montaje y funcionamiento es el mismo que para los splits, aunque con un multisplit, la unidad interior, no necesariamente tiene que ser un aparato anclado a la pared, existen muchas posibilidades, como cassettes, de suelo…En realidad, aceptan casi todos los tipos de unidad interior . Uno de sus inconvenientes, es que si la unidad exterior deja de funcionar o presente algún problema, éste se extenderá a todas las unidades interiores.

Por contra, una de sus ventajas, es que permiten alcanzar fácilmente una temperatura homogénea. Son ideales para espacios de más de 100 metros cuadrados.

Con los multisplit hay que tener en cuenta su potencia máxima, dependiendo del modelo elegido, ya que si conectamos más splits o suman más potencia de la que puede soportar la condensadora, lo que ocurrirá es que disminuirá su rendimiento.

La mayoría de sistemas split o multisplit, hoy en día, funcionan con tecnología inverter. ¿Qué quiere decir?¿Cómo funciona?.

La tecnología inverter regula el mecanismo del aparato por medio de los cambios de de frecuencia en el ciclo eléctrico, es decir, el aparato ya no para y reinicia, como hacía antes, si no que, el compresor gira de forma continuada, por lo que mantiene la temperatura en el espacio. Esto ayuda, por un lado, a mantener la vida útil del aparato, y por otro, evita un consumo innecesario.

Tanto los split, como los multisplit pueden ser de aire frio, o de frio/calor,si cuenta con una bomba de calor reversible, aunque estos últimos, en modo calor, son aconsejables como complemento de un sistema de calefacción o para estancias pequeñas.

PORTÁTIL

Su compra y uso se han extendido bastante en los últimos años debido a la comodidad del montaje, ya que no necesita instalación, la movilidad que ofrece el aparato, y sobre todo, gracias a su precio, bastante menos elevado que el resto de aires acondicionados.

Pero no son todo ventajas para este tipo de aparatos, los inconvenientes más habituales son, sobre todo, la incomodidad de tener que poner el aparato en algún lugar de la estancia, y la cantidad de espacio que ocupa, (Aprox. 71cm alto/31 cm ancho/34 cm profundidad), la difícil tarea, que supone muchas veces, aislar bien el conducto de salida. Así como su alto nivel de consumo, que oscila entre los 1000 y 2000 KW por hora y la contrariedad de que no son tan silenciosos como el resto de aparatos de aire acondicionado. Estos equipos, además, son menos eficientes que el resto, ya que aúnan en un mismo aparato, la unidad interior y la exterior.

¿Qué es y cómo funciona un equipo de aire acondicionado portátil?

Se trata de un equipo compacto de bomba de calor, que absorbe el calor de una fuente y lo transmite a otra.

Su rendimiento depende de la cantidad de energía que le suministremos.

El equipo debe estar conectado al suministro eléctrico y lleva un tubo o conducto que debemos colocar en una puerta o ventana, en resumen, en una salida al exterior, de forma que pueda expulsar el aire caliente fuera de la estancia que queremos refrigerar.

Los hay, hoy en día, con dos tubos de salida, de forma que separan el proceso de refrigeración y el de condensación, y por este motivo son más eficientes, pero todavía no son lo más habituales.

Existen también de frio/calor, si cuenta con sistema “inverter”, que anteriormente hemos explicado y algunos modelos vienen con control remoto incorporado, de forma que son más cómodos de utilizar.

Este tipo de equipos de aire acondicionado son aconsejables para refrigerar espacios pequeños, de menos de 40 m2 o que concentran más calor, como cocinas, oficinas… o Incluso para segundas residencias.

Y hasta aquí la primera parte de este post. La semana que viene hablaremos de dos tipos más de aire acondicionado, probablemente los más eficientes, aunque de precio un poco más elevado: Los cassettes y los aires acondicionados por conductos. Veremos las diferencias entre los dos tipos de equipos y ya tendréis toda la información necesaria para elegir el mejor aire acondicionado según vuestras necesidades.

5 (100%) 2 votes