CÓMO ELEGIR EL TIPO DE AIRE ACONDICIONADO MÁS ADECUADO. PARTE 2.

El lunes pasado, en la entrada anterior, estuvimos viendo unas pautas básicas a tener en cuenta para poder elegir el mejor tipo de aire acondicionado para nosotros.

Factores a tener en cuenta, como el consumo, las frigorías o la potencia del equipo, así como también vimos dos tipos de ellos; Los splits o multisplits, que si recordáis, son aquellos que se anclan en la pared del espacio a refrigerar, pudiendo ser uno o más (split o multisplit) y van acompañados de una unidad exterior, que es la condensadora, en la que se coloca el compresor. Y por otro lado vimos también, los equipos de aire acondicionado portátiles, aquellos que aúnan en un mismo aparato la evaporadora y la condensadora, que son, como su propio nombre indica, portátiles y que necesitan una ventana o puerta cercana, por la que poder aislar el tubo que nos ayudará a expulsar el aire caliente fuera de la zona a refrigerar.

Pero existen más tipos de aparatos de aire acondicionado. La semana pasada ya os adelantamos algo, pero en este post, vamos a ver, en profundidad, los dos tipos de equipos que probablemente sean los más habituales y las diferencias entre ellos.

Tanto cassettes, como equipos por conductos, son los más adecuados si queremos climatizar o refrigerar espacios muy amplios, varias estancias o toda la casa.
Veamos sus puntos en común y diferencias.

CASSETTES

Los equipos de aire acondicionado de tipo cassettes son, junto con los de aire por conductos, de los más frecuentes hoy en día, por su eficiencia y discreción. Su instalación interior se realiza en los falsos techos, de ahí que su visibilidad sea prácticamente nula, queda empotrado en el falso techo y solo se aprecian las rejillas de salida del aire.

La unidad exterior, de la misma forma que en los aparatos tipo split y multisplit, habrá que instalarla en un lugar estable, donde no vibre, no impida el paso y tenga espacio suficiente tanto para su funcionamiento, como para su mantenimiento.

Están disponibles en diferentes tamaños y capacidades, tienen un muy buen rendimiento ya que reparten el aire por rejillas situadas en los cuatro laterales, desde arriba hacia abajo, lo que proporciona una climatización uniforme. Los hay con función de frio y calor, y son de los modelos más silenciosos.

Aunque, como todos sabemos, no todo pueden ser ventajas, y su mayor inconveniente es, precisamente su instalación. Si bien es cierto que si el espacio ya dispone de falso techo, no es ningún problema instalarlo, de hecho es fácil y rápido, el problema lo encontramos cuando el lugar donde queremos instalarlo no dispone de él, entonces el coste económico aumenta, ya que tendremos que crearlo, y eso supone trabajo de albañilería.

Por esto, este tipo de aires acondicionados son aconsejables para techos altos, y lugares amplios, como oficinas, comercios, hoteles, cafeterías u otros lugares públicos.

CONDUCTOS

También conocidos como air zone o noche y día. La mejor opción si lo que deseas es climatizar toda la casa, ya que te ahorras tener que instalar más de un aparato (split/multisplit) y puedes controlar la temperatura de cada habitación por separado, pudiendo abrir o cerrar rejillas, o mediante los termostatos de cada estancia, con los que puedes controlar temperatura, o encender y apagar la máquina, cuando se haya alcanzado la temperatura deseada.

Como en el caso de los cassettes, en los equipos de aire acondicionado por conductos, la unidad interior o central, debe ir encastrada en el falso techo. Muchas viviendas, no lo tienen, por lo que se requiere obra para hacerlo, con el aumento de coste económico que ello conlleva.

Dicho sea de paso, esta inversión inicial para su instalación, será rentabilizada a largo plazo, ya que, el ahorro de energía es mayor. Supone un 50% al año.

Después, se colocan los conductos empotrados en los techos de la vivienda, en todas las estancias, baños, pasillos… por los que el aire viajará, hasta las rejillas colocadas en los diferentes espacios, donde lo expulsará. De esta forma, la instalación queda totalmente integrada en la vivienda, por lo que, estéticamente son muy discretos.

Aunque siguiendo las últimas tendencias en decoración, existen modelos por conductos a la vista, que responden a un estilo más industrial.

Igual que en la mayoría de aparatos de aire acondicionado, hoy en día, existen modelos de frio/calor, con bomba de calor incorporada. Son extremadamente silenciosos, y su ahorro energético es el más eficiente del mercado.

Este tipo de aparatos necesitan un mantenimiento y limpieza más exhaustivo que el resto.
Hay que desinfectar los conductos del polvo y partículas nocivas. Aunque hoy en día, existen sistemas de limpieza modernos, que mediante diferentes técnicas, como inyección de agua, aire, aspiración… Desinfectan los conductos, a través de un robot mecanizado, introducido por las rejillas.

Y hasta aquí todos los tipos de aire acondicionado, con sus ventajas, inconvenientes, diferencias entre ellos y funcionamiento. Esperamos que con toda esta información, tengais suficiente para poder elegir el aire que mejor cubra vuestras necesidades.

No obstante, queremos dejaros unos cuantos consejos para optimizar al máximo vuestros equipos de aire acondicionado, sean cuales sean.

CONSEJOS PARA UN USO ÓPTIMO DEL AIRE ACONDICIONADO

Os dejamos algunos tips para hacer un buen uso de vuestros aires acondicionados:

− Asegurarse de que la vivienda, o el espacio donde esté instalado el equipo esté perfectamente aislado, de esta forma no perderemos refrigeración ni energía.

− Mantener siempre una temperatura óptima. La temperatura ideal en verano es de entre 23 y 24 grados. Esta temperatura hará que no notemos un cambio brusco al salir a la calle o cambiar de estancia, si en las demás no hay equipo. Y además es la que nos permitirá hacer el más bajo consumo.

Revisar el equipo de aire acondicionado cada año, antes de la puesta en marcha y limpiar filtros, conductos y demás de partículas nocivas y polvo.

Valora nuestro post