Platos de ducha

La elección de un plato de ducha no es cualquier cosa. A priori todas las duchas parecen lo mismo, un elemento que tiene que cumplir con su función y poco más, pero eso no es así, la elección de un plato de ducha es algo mucho más importante de lo que parece, en primer lugar porque un plato de ducha, tiene una vida útil de varias décadas, por lo que nos guste o no, funcione bien o no, nos lo vamos a tener que comer durante mucho tiempo, y segundo, porque dependiendo de materiales, calidades, dimensiones y demás, podemos tener un plato de ducha maravilloso y adecuado a nuestras necesidades o puede convertirse en un gran dolor de cabeza.

Por eso, como siempre, nosotros nos hemos propuesto aclarar ideas, reunirlas todas en este post y ofrecéroslas, para que tengas la mar de claro qué tipos de platos de ducha hay en el mercado y como y para que, nos va bien cada uno de ellos y podáis hacer una buena elección, sin quebraderos de cabeza.

En primer lugar, para elegir un plato de ducha acorde con nuestras necesidades, necesitaremos tener en cuenta el espacio del que disponemos.
Si tenemos poco espacio, esto es baños de menos de 3,5 metros cuadrados, lo mejor será que instalemos un plato de ducha cuadrado o en forma semicircular, que nos hará ahorrar espacio, aprovechando el rincón.

Si por el contrario, no tenemos problemas de espacio, nuestro baño es mayor de 3,5 metros cuadrados, entonces la mejor opción es decantarse por un plato de ducha en forma rectangular.

En cuanto a los materiales, podemos elegir entre los siguientes:

Platos de ducha de cerámica

Son los fabricados con arcilla, feldespato y arenas silíceas. Se trata de la opción más tradicional y también de la más barata hoy en día.

Sus desventajas son la pesadez de las piezas y su elevada altura, que hacen que su instalación sea engorrosa y complicada, ya que, pese a su grosor, son piezas muy frágiles, con las que hay que tener mucho cuidado en su manipulación e instalación.

Por contra, la ventaja de este tipo de material es que son mucho más resistentes a los productos químicos que se usan habitualmente en la limpieza de la zona del baño. Y no amarillean con la lejía.

Platos de ducha acrílicos

Su interior está formado por fibra de vidrio, estos son los más aconsejables, o de poliuretano, menos aconsejables, ya que son de menor calidad que la fibra de vidrio, y en el exterior están cubiertos de una capa acrílica.

Su precio no es demasiado elevado, por lo que si tenemos espacio, son perfectas para formas rectangulares de grandes platos de ducha.

Sus ventajas son múltiples; Son muy ligeros, y más planos que los de cerámica, habitualmente unos 6cm más o menos y son fáciles de instalar, ya que, al contrario que los cerámicos, son muy resistentes y también antideslizantes.

Platos de ducha de carga mineral

Los platos de ducha de carga mineral están de moda. Hoy en día la tendencia en baños, es el estilo moderno o minimalista de tipo urbano, lo que ha desplazado a los platos de cerámica, que tienen un estilo más clásico, además de que los platos de carga mineral presentan más ventajas.

Están realizados en una mezcla de materiales minerales, como cuarzo o marmolina, y resinas, como el poliéster, o el poliuretano.

Sus ventajas son innumerables; Son extraplanas, no suelen superar los 3cm, por lo que se instalan a reas de suelo, eliminando el escalón de entrada a la ducha, evitando caídas y estéticamente más bonitos e integrados.

Son además, incluso siendo los más planos, los más resistentes y antideslizantes el mercado.

En principio, tienen medidas estándar, pero también están disponibles en medidas especiales, y dependiendo de la marca, puedes encontrar diferentes texturas, normalmente imitando materiales naturales, como piedra, y también diferentes colores.

Por contra, son los más pesados y es sólidos, y esto conlleva una complicada instalación, ya que, además, ha de estar perfectamente nivelada para poder desaguar, debido a su forma extremadamente plana.

Platos de ducha de piedra natural

Aunque los platos de ducha habituales son los realizados en los materiales anteriormente comentados, porcelanas, acrílicos y de carga mineral, también existen otros tipos, como los de materiales naturales, habitualmente de piedra, como pizarra, granito, mármol, cuarcita…

Estos comparten características con los de carga mineral, excepto por una cuestión, y es que son mucho más sensibles a los golpes.

Platos de ducha de obra.

Existe la posibilidad, al no querer instalar un plato de ducha prefabricado, de construir uno de obra, diseñado y construido únicamente para nosotros. La ventaja es que no hará otro igual y tendrás un baño personalizado. La desventaja es que sale mucho más caro y hay que tener varias cosas en cuenta a la hora de llevarlo a cabo, como impermeabilizar el plato de ducha con caucho, tela asfáltica, o cualquier otro material apto, ya que es una cuestión muy importante para evitar filtraciones y hay que hacerlo bien y siempre de manos de un profesional.

Cómo impermeabilizar un plato de ducha de obra

Aunque estos son los tipos de platos de ducha más habituales, existen otro materiales con los que se fabrican, que en este post no comentaremos detalladamente, pero que si os interesan, podéis consultar por platos de ducha de gresite o mármol…

Nosotros nos despedimos aquí esperando haber podido ayudaros, como siempre.

Valora nuestro post

Entradas relacionadas: