AIRE ACONDICIONADO

Existen muchos tipos de aparatos de aire acondicionado. En este post vamos a ver los dos tipos de equipos que probablemente sean los más habituales y las diferencias entre ellos.

Tanto cassettes, como equipos por conductos, son los más adecuados si queremos climatizar o refrigerar espacios muy amplios, varias estancias o toda la casa.

CASSETTES

Los equipos de aire acondicionado de tipo cassettes son de los más frecuentes hoy en día, por su eficiencia y discreción. Su instalación interior se realiza en los falsos techos, de ahí que su visibilidad sea prácticamente nula, y solo se aprecian las rejillas de salida del aire.

La unidad exterior, de la misma forma que en los aparatos tipo split y multisplit, habrá que instalarla en un lugar estable, donde no vibre, no impida el paso y tenga espacio suficiente para su funcionamiento y mantenimiento.

Están disponibles en diferentes tamaños y capacidades, tienen un muy buen rendimiento ya que reparten el aire por rejillas situadas en los cuatro laterales, lo que proporciona una climatización uniforme. Los hay con función de frio y calor, y son de los modelos más silenciosos.

Su mayor inconveniente es su instalación. Cuando el lugar donde queremos instalarlo no dispone de falso techo, el coste económico aumenta debido a que tendremos que crearlo.

Por esto, este tipo de aires acondicionados son aconsejables para techos altos, y lugares amplios, como oficinas, comercios, hoteles, cafeterías u otros lugares públicos.

CONDUCTOS

La mejor opción si lo que deseas es climatizar toda la casa, ya que te ahorras tener que instalar más de un aparato y puedes controlar la temperatura de cada habitación, pudiendo abrir o cerrar rejillas o mediante los termostatos.

En estos equipos, la unidad interior o central, debe ir encastrada en el falso techo. Esta inversión inicial para su instalación, será rentabilizada a largo plazo: supone un 50% de ahorro al año.

Después, se colocan los conductos empotrados en los techos de la vivienda, por los que el aire viajará hasta las rejillas colocadas en los diferentes espacios, donde lo expulsará. Estéticamente son muy discretos. Existen modelos por conductos a la vista, que responden a un estilo más industrial.

Hoy en día, existen modelos de frio/calor, con bomba de calor incorporada. Son extremadamente silenciosos, y su ahorro energético es el más eficiente del mercado.

Este tipo de aparatos necesitan un mantenimiento y limpieza más exhaustivo que el resto: deben desinfectarse los conductos del polvo y partículas nocivas. Hoy en día, existen sistemas de limpieza modernos, que mediante diferentes técnicas (inyección de agua, aire, aspiración…). Desinfectan los conductos a través de un robot mecanizado, introducido por las rejillas.

CONSEJOS PARA UN USO ÓPTIMO DEL AIRE ACONDICIONADO

  • Asegurarse de que la vivienda, o el espacio donde esté instalado el equipo esté perfectamente aislado, para no perder refrigeración ni energía.
  • Mantener siempre una temperatura óptima. La temperatura ideal en verano es de entre 23 y 24 grados. Esta temperatura hará que no notemos un cambio brusco al salir a la calle o cambiar de estancia, si en las demás no hay equipo.
  • Revisar el equipo de aire acondicionado cada año antes de la puesta en marcha y limpiar filtros, conductos y demás de partículas nocivas y polvo.

 

Cómo elegir el tipo de aire acondicionado más adecuado – parte 1.

AIRE ACONDICIONADO

Para poder elegir un aparato de aire acondicionado adecuado hay que tener en cuenta tres premisas básicas:

  • Hay que calcular las frigorías o potencia frigorífica necesaria del espacio para poder absorber el calor (referencia: 100 frigorías/m² – 20 m² ⇒ 2000 frigorías).
  • Tener en cuenta la potencia del aparato: a mayor potencia, mayor consumo. En una estancia de 20 m² sería necesario un aparato con una potencia de 2,5KW aproximadamente. Lo aconsejable es acudir a un técnico/ instalador profesional de aire acondicionado, que realizará un estudio tanto de la potencia, como de las frigorías necesarias.
  • Se debe tener en cuenta el consumo, por  el coste económico y las emisiones al medio ambiente.

Todos los aparatos de aire acondicionado están obligados por ley a llevar impresa una etiqueta energética, donde encontraremos toda la información del nivel de consumo (A++ es el nivel más eficiente y G el menos). También podremos consultar los valores de rendimiento estacional (SEER  responden al frio, y SCOP al aire caliente).

SPLITS Y MULTISPLITS

SPLITS

Los aires acondicionados split son los más usados en el nivel doméstico. Se componen de dos unidades:

  • Unidad interior, o evaporadora: se coloca en el espacio que se quiere refrigerar.
  • Unidad exterior, o condensadora: se coloca el compresor, que es el que más sonido emite y por eso se instalan en balcones, terrazas o fachadas.

Su montaje es bastante sencillo. Requieren perforar la pared para conectar los tubos que unirán la unidad interior con la exterior, y colocar un desagüe de evacuación de los condensados. La unidad interior necesita un mínimo de 2,13 m de espacio desde el suelo, y 15cm por cada lado de espacio libre. La unidad exterior debe estar situada lejos de áreas de paso y calientes.

Suelen ser bastante silenciosos, no superando los 24 dB.

MULTISPLITS

Son  varios aparatos split, unidos a una sola unidad exterior, en la que se colocan los correspondientes compresores, de forma que podemos refrigerar varias estancias, con los un solo condensador.

Su montaje y funcionamiento es el mismo que para los splits, aunque la unidad interior, pueden ser cassettes, de suelo… Aceptan casi todos los tipos de unidad interior. Uno de sus inconvenientes, es que si la unidad exterior deja de funcionar o presente algún problema, éste se extenderá a todas las unidades interiores.

Permiten alcanzar fácilmente una temperatura homogénea. Son ideales para espacios de más de 100 m².

Con los multisplit hay que tener en cuenta su potencia máxima, ya que si conectamos más splits o suman más potencia de la que puede soportar la condensadora, disminuirá su rendimiento.

TECNOLOGÍA INVERTER

La mayoría de sistemas split o multisplit funcionan con tecnología inverter. Este tipo de tecnología regula el mecanismo del aparato por medio de los cambios de de frecuencia en el ciclo eléctrico. Es decir, el aparato ya no para y reinicia, si no que el compresor gira de forma continuada, manteniendo la temperatura en el espacio. Esto ayuda a mantener la vida útil del aparato y evita un consumo innecesario.

Tanto los split, como los multisplit pueden ser de aire frio, o de frio/calor.

PORTÁTIL

Su montaje no necesita instalación, ofrece mucha movilidad y su precio su precio resulta más bajo que el resto de aires acondicionados.

Los inconvenientes más habituales son la incomodidad de tener que poner el aparato en algún lugar de la estancia, el espacio que ocupa (aprox. 71 cm alto / 31 cm ancho / 34 cm profundidad) y aislar bien el conducto de salida. También tienen un alto nivel de consumo, que oscila entre los 1000 y 2000 KW por hora y no son tan silenciosos como el resto de aparatos. Son menos eficientes que el resto, ya que aúnan en un mismo aparato la unidad interior y la exterior.

¿Cómo funcionan?

Se trata de un equipo compacto de bomba de calor, que absorbe el calor de una fuente y lo transmite a otra. Su rendimiento depende de la cantidad de energía que le suministremos.

El equipo debe estar conectado al suministro eléctrico. Además, lleva un conducto que debemos colocar en una salida al exterior, de forma que pueda expulsar el aire caliente fuera de la estancia que queremos refrigerar.

Los hay con dos tubos de salida, de forma que separan el proceso de refrigeración y el de condensación. Por este motivo son más eficientes.

Existen también de frio/calor, si cuenta con sistema “inverter” y algunos modelos vienen con control remoto incorporado, de forma que son más cómodos de utilizar.

Este tipo de equipos de aire acondicionado son aconsejables para refrigerar espacios de menos de 40 m² o que concentran más calor, como cocinas, oficinas o segundas residencias.

 

Cómo elegir el tipo de aire acondicionado más adecuado – parte 2.